El triple balance

Eco marcas, por qué invertir en comunicación

septiembre 2019Empresa

Las eco brands ganan cada vez más peso en la sociedad. Sin embargo y aunque hay que ser positivos, de aquí a que los gobiernos tomen las medidas necesarias para contrarrestar nuestra huella en el planeta queda mucho. Por eso, hoy te voy hablar de por qué si tienes una eco marca, debes invertir en tu comunicación.

Llevamos ya casi un siglo con el temita del cambio climático y parece que, por fin, ante los datos y catástrofes medioambientales cada vez más evidentes, comienzan a hacernos caso. La concienciación está en todos nosotros.

Lo primero en lo que debes pensar con tu marca es en tu compromiso, ya que tus clientes tendrán una manera de pensar muy en consonancia con esto.

¿Por qué estás aquí?

Es necesario que destaques por encima de tu competencia, pero, sobre todo, que seas la mejor opción frente a las marcas convencionales.

Y ahí está el kit de la cuestión, tienes un montón de oportunidades con respecto al resto de marcas y, a lo mejor, no estás abarcando todos esos aspectos qué estás haciendo y podrías comunicar.

En el anterior post ya te mencionaba la importancia de la generación millenial y cómo esta es la que mayor poder adquisitivo tiene en la actualidad. En 2025 se estima que el 75% de la población activa será de esta generación.

Teniendo esto en cuenta, ¿estás 100% implicado en los intereses de tu mejor comprador?

Por qué invertir en comunicación

Preocúpate de comunicar el triple balance

Bien, ya lo has decidido. Si quieres invertir en comunicación tienes que pensar en las acciones de triple impacto y preocuparte de transmitírselas a tu público objetivo.

El triple balance es la filosofía de la que se están contagiando cada vez más empresas. Precisamente por la realidad de los consumidores que te contaba anteriormente. De hecho, grandes compañías que no tienen nada que ver con el mundo eco ya lo hacen, porque, como dice el dicho, es “renovarse o morir”.

“Da igual el tipo de empresa que tengas, preocúpate continuamente por mejorar. Es ‘Renovarte o morir’”

1# Pero, ¿qué significa exactamente el triple balance?

Significa atender las necesidades económicas, medioambientales y sociales simultáneamente desde tu empresa .

La manera de operar de los empresarios hace unos años solo se preocupaba por el impacto económico. Llenarse los bolsillos era lo que importaba. No obstante, por los cambios de mentalidad de la población y las demandas crecientes de los consumidores de un mayor compromiso, están cayendo en la cuenta de que el futuro de su empresa depende de su implicación con los dos elementos más valiosos que posee: sus trabajadores y sus clientes.

Es aquí donde entran en juego otro tipo de acciones que deben desarrollarse en las compañías.

Si tienes una empresa, debes pensar en más cosas además de en ganar dinero. Es importante que sea rentable, sí, pero la idea de minimizar los costes de producción de cualquier forma ya no sirve y eso, emprendedor, debes comunicarlo.

2# Los pilares que sustentan la economía de tu empresa

Como puedes observar, llevar acciones de triple impacto en tu negocio comienza por cuidar tres facetas: equipo humano, medio ambiente y economía.

En primer lugar, tu impacto económico debe mostrarse en tu web como elemento indiscutible de tu autoridad en el sector. Es importante para la confianza y la fidelización de tus clientes.

Por otro lado, el motivo del medio ambiente ya lo conoces. Puedes pensar… “El cliente siempre tiene la razón” y si a mi cliente le preocupa, debo cuidar estos detalles. Es una razón incuestionable de por qué invertir y aprender a comunicar tus acciones por el medio ambiente, pero no la única.

Aunque ya verás que el cliente no siempre tiene la razón, podemos dar, por ahora, esa faceta por comprendida.

3# ¿Qué pasa con el equipo humano?

Los trabajadores de tu empresa son necesarios para tu éxito y, por eso, deben de trabajar felices, contar con buenos momentos de desconexión y aprendizaje, con un horario flexible y adaptado a sus necesidades.

Hoy vivimos tan rápido que nos sale más rentable hacer reuniones online o contratar en remoto y además trabajamos mejor. Menos distracciones, menos consumo de CO2, menos tiempo y energías empleadas en situaciones innecesarias, ahorro en el pago de un local o de impuestos…

Si ya has puesto en marcha esta filosofía, es hora de aprender a comunicarlo.

Invertir en comunicación puede ayudarte a establecer sistemas para comunicar todo aquello que haces y no se ve.

Aún así, comprender a cada empleado es un reto. Pero adaptarse a los tiempos no es tan complicado, queremos complicarlo. El trabajo se destina a cumplir unos objetivos y de eso se trata, ¿no? Aunque no siempre es posible llegar a todo lo soñado cuando queremos y no hay que frustrarse, suele ser lo ideal. Es algo que nuestros amigos los americanos llevan haciendo bastante tiempo.

Se trabaja por objetivos, no por horas

¿Por qué seguimos empeñados en contar las horas de trabajo? Este año ha entrado en vigor una nueva ley para ello. Las medidas del Gobierno se centran en crear un sistema de control por horas que no demuestra nada y limita a los trabajadores.

Mi experiencia popular con la nueva Ley es que se sigue haciendo lo mismo que antes o incluso menos. Los trabajadores fichan y se van a dar un paseo, y luego vuelven a su horario habitual. Aunque esta medida está pensada para contrarrestar los abusos de las empresas respecto al pago de horas extras, es un completo despropósito para la productividad de estas y de los propios empleados.

Algo había que hacer para que los empleados tengan seguridad jurídica, ¿no?

Y si… les aseguramos otro tipo de cosas, ¿qué pasaría?

Y si… ¿empezaran por todo lo que hemos hablado?

Confía, forma, libera, empodera, conversa, premia, preocúpate y establece sistemas que no aten a las personas a una rutina o situación. Porque si lo haces, habrás dado con la mejor manera de tirar por la borda a la creatividad.

El impacto social es eso, pero también es aportar un verdadero valor añadido a la sociedad. Un ejemplo podría ser colaborando con ONGs.

Lo económico seguro que ya lo tienes en cuenta, pero ¿qué haces por tus trabajadores, la sociedad y por el planeta? ¿Alguna vez has pensado en invertir en comunicación para contarlo?

¿Te preocupa que debas subir tus precios?

A tú cliente no le importa eso, quiere calidad y un compromiso de verdad.

 Y, por eso, me dedico a la comunicación corporativa.

Y tú, ¿por qué no estás invirtiendo en comunicación?

Gracias y ¡hasta la próxima!