Cambio climático

Por qué hay tantos incendios en verano 🔥

septiembre 2019Periodismo

Hace unos días compartía en mi Instagram una historia para concienciar sobre el incendio del Amazonas.

Regresaba de mi viaje a Gran Canaria, donde llevaban toda la semana también con grandes problemas por incendios. En torno a 10.000 personas fueron evacuadas de sus hogares por el fuego.

Tenerife, mi isla, y Lanzarote tampoco se escaparon.

¿Es normal que haya tantos incendios en verano?

Aunque pueda parecer lo lógico, por las altas temperaturas que alcanzamos en estas fechas, no son eventos casuales.

Simplemente, si investigamos un poco encontramos datos sobrecogedores como estos:

La causa más común, la ganadería

Como podemos observar en el informe sobre incendios del Fondo Mundial Para la Naturaleza: “Los incendios intencionados suponen más de un 70% del total”. Las casuísticas más habituales: las quemas para abrir pastos al ganado o eliminar la vegetación de las parcelas.

Esto me lleva a tener que ser clara contigo. Sé que es un tema revolucionario, pero ahí tienes los datos.

“La alimentación también es un acto político”, @marianamatija.

View this post on Instagram

Ante los incendios del Amazonas y la sensación de impotencia que muchxs compartimos, traigo una pequeña recopilación de ideas de cosas que podemos hacer YA.⠀ ⠀ Obvio, este es un problema complejo, de muchas capas: política, economía, comunicación, educación, hábitos, incluso religión (Bolsonaro llegó al poder con un aplastante apoyo de iglesias evangélicas). Cambiar nuestros hábitos no lo va a resolver todo, pero quedarnos haciendo nada NO es una opción. La demanda de carne le da más poder a los ganaderos que tienen en el bolsillo al gobierno de Brasil (y de Colombia, y de no-sé-cuántos países más) y reducir la demanda les quita poder.⠀ ⠀ Cuestionar y cambiar nuestros hábitos TAMBIÉN es necesario, junto a profundas transformaciones económicas y políticas, que solo serán posibles si todxs nos implicamos (y no serán posibles si nos quedamos quietxs, diciendo “es que el gobierno” o “es que la industria”. El cambio que necesitamos es sistémico. Nosotrxs somos parte del sistema. Dejemos de hacer como que el asunto no es con nosotrxs, por favor.⠀ ⠀ Y apoyemos organizaciones como @socioambiental @wwf @rainforestactionnetwork @rainforestconcern. Y hagámosle caso a todas las personas que, desde la ciencia y con datos REALES y actualizados están mostrando lo que le estamos haciendo al planeta, y lo que podemos hacer para mitigar el daño.⠀ ⠀ Rezar por el Amazonas no va a parar los incendios. Nuestro compromiso individual y colectivo, COTIDIANO, puede cortar (o al menos debilitar) las raíces del problema. Eso♥️ .⠀ ⠀ ⠀ .#prayforamazonas #notreally #govegan #tryvegan

A post shared by Mariana (@marianamatija) on

Una de las principales soluciones que veo aquí es la de siempre. Comenzar desde nuestros pequeños hábitos. De nada sirve colaborar con asociaciones, limpiar las playas y reciclar, si no empezamos a pensar más allá.

Conservar lo que nos importa, nuestros seres queridos, empieza desde las personas. En concreto, desde uno mismo.

Investigando las causas es donde nos damos cuenta de cómo las pequeñas acciones sí marcan la diferencia.

Como digo en el vídeo, no trato de convencerte de que te vuelvas vegano o vegetariano. Pero sí de que revises tus hábitos.

¿De verdad estás siendo la mejor versión de ti mismo?

Qué hacer para disminuir el riesgo asociado a las catástrofes medioambientales

#1 Disminuye el consumo de productos de origen animal

Si no apoyas la ganadería, poco a poco la ley de oferta y demanda se encargará de que el modelo de consumo sea otro. Y eso, lo marcamos nosotros.

Según The Economist, el 2019 es el año del veganismo. El motivo es que ¼ parte de la población son millenials, los verdaderamente concienciados – según las estadísticas –  con el problema del medio ambiente. También es en la actualidad una de las clases sociales con mayor poder adquisitivo, por lo que marca una fuerte tendencia en el consumo.

Tampoco es casualidad que las grandes industrias de la alimentación estén apostando por los productos libres de origen animal.

Cada vez es más fácil. Por eso, no pienses en ello como algo imposible. Tan solo prueba.

#2 Observa tu basura

El zerowaste es un tendencia que comercialmente también se está aprovechando mucho. Esta tendencia propone recudir los desechos del ser humano a través de adoptar hábitos que no se basen en los productos de un solo uso. Con ello, se alarga su vida y se reduce en gran parte las toneladas de basura que no se pueden procesar.

¿Te suena haber oido hablar del problema del plástico?

Un ejemplo de la presión del movimiento del #zerowaste lo observamos en los supermercados con la venta de las bolsas de tela. Hay de todas las formas y colores, pero aunque suene muy atractivo, recuerda que se trata de consumir menos y alargar la vida de los productos.

#3 Apoya a las ecobrands

Busca esas marcas que apoyen la conservación del medio ambiente. Si quieres ser más sostenible, lo mejor es ser consecuente con tus hábitos de consumo. Algo que puedes empezar a hacer desde hoy, es mirar en tu red social favorita qué empresas están ofreciendo otro tipo de productos.

#4 Infórmate sobre economía circular

Si no sabes por dónde empezar con el punto anterior, te sugiero que te informes acerca de la economía circular. Un modelo económico que se estudia en todo el mundo desde hace ya bastantes años, pero que cuesta implementar por la poca concienciación sobre el tema. Como siempre, para instaurar este modelo tiene un gran peso el consumidor.

En el siguiente vídeo puedes empezar a conocer sobre esta alternativa de consumo de manera muy dinámica.

#5 Comparte tu opinión y conciencia en redes sociales

Teniendo ya estos conocimientos y empezándolos a aplicar, ya puedes recomendar a tus amigos y seguidores en redes sociales qué estás haciendo por el planeta.

¿Por qué no invitarles a que se sumen al cambio?

También puedes colaborar con asociaciones y ongs y compartirlo con tu audiencia.

Para terminar, quería rescatar una frase que me ha marcado y que podrías aplicar a este post:

“No se trata de pensar en la catástrofe, sino de hacer realidad nuestra utopía”